Avisar de contenido inadecuado

Muang ngoi neua, o la lucha del barro

{
}



    Un pueblecito a donde no llega ninguna carretera, solo tiene caminos para los seres vivos. Nosotros llegamos en barca desde Nong Khiaw. Fue una hora muy larga, encogidos como fetos, hacinados sobre tablones, sin espacio para movernos ni estirar las piernas… a mi se me durmio el cuerpo de cintura para bajo y aun me duelen las posaderas, pero como siempre valio la pena.
    Imaginaos el lugar, un par de Guest House, con unas cuantas caba#itas cada una, y unas 20 casitas de madera y ca#izo (menos una de obra) a lo largo de una calle de tierra, reino de los ni#os y los animales, todo rodeado de selva menos el lado del rio. Estar alli es como so#ar un cuento.
    Al dia siguiente hicimos un trekking (afortunadamente Pedro y yo ya nos encontrabamos mejor) hacia una cueva cercana sin saber muy bien lo que nos esperaba. No tenia perdida pues habia una sola senda, aunque al ser esta la estacion de las lluvias estaba bastante embarrada. No nos amilanamos facilmente (por algo subimos el Rinjani, verdad Nati y Vicen?) asi que seguimos el camino haciendo malabarismos para no ensuciarnos mucho. Nos encontramos con una pareja que volvia desalentada, esta lleno de barro, no se puede pasar, dijeron, y tenian razon, pero pasamos.
    Llegamos al lugar donde un voluntario de la aldea hacia guardia para recolectar las donaciones, habia un riachuelo que nacia de una cueva, yo no me habia puesto el biquini, asi que me quite los pantalones y para dentro que me fui. Acabe sacandome el resto de la ropa dentro de la cueva (para que no se mojara) y zambullendome en el sifon de donde manaba el agua entre las rocas. Luego nos adentramos en la gruta, y nada mas entrar vimos que tenia un lago de poca profundidad. Nos arremangamos los pantalones y para dentro. El agua fue subiendo de nivel pero eso no nos detuvo, al final acabamos nadando, el Pedro y el Hugo con las linternas en la boca (el Hugo me dejo su frontal) hasta que hicimos pie de nuevo. La cueva se nos hizo inaccesible en ese punto pero lo pasamos teta. Salimos fresquitos (empapados) y seguimos la senda (barrizal) hasta el siguiente poblado. La cosa se puso dura, el camino escabroso y resbaladizo, pero conseguimos llegar a unos arrozales rodeados de monta#as que nos dejaron sin habla. Un lugare#o nos indico la direccion que teniamos que seguir entre los campos para llegar a nuestro destino, parecia que no llegabamos nunca y el sol empezaba a hacer mella en nosotros, pero al doblar una monta#a (aqui las monta#as tienen las paredes verticales) aparecio. Un autentico poblado de Laos. Ni#os, patos, patitos, gallinas, pollitos, perros, perritos, gatos y gatitos revueltos entre las caba#as montando algarabia. Comimos como reyes admirando el paisaje y con mucha pereza retomamos la vuelta. Desiree y yo decidimos volver descalzas por el bien de nuestras bambas, ya vereis las pruebas fotograficas del evento, solo nos falto hacer una pelea en el barro!!! Logramos terminar nuestra peregrinacion de dos horas y media descalzas (con una sanguijuela incluida en la pierinecita de la Desi) y llegamos a Muang Ngoi embarrados y con sonrisa de enamorados.
    Hoy hemos tenido que dejar el lugar por falta de fondos (evidentemente no hay cajeros) y hemos tomado direccion norte, hacia Luang Nam Tha, pero hemos decidido hacer noche en Udomxai, para descansar  y poder conectarnos un poco con el mundo exterior.
    No se me asusteis si pasamos unos dias sin escribir, no hay muchos lugares con internet por aqui, Ah! Y no sus preocupeis NO NOS SALIMOS DE LOS CAMINOS!!!
    Muchos besos guap@s

{
}
{
}

Deja tu comentario Muang ngoi neua, o la lucha del barro

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.